La investigación de nuevas terapias podría ralentizar la progresión del párkinson

Elena Ayuso (IM Médico)

Con una incidencia de 150.000 personas afectadas en España, la enfermedad de Parkinson es la segunda enfermedad neurológica después de la de Alzheimer. Los expertos prevén que esta cifra puede triplicarse en un futuro no muy lejano. Aunque el síntoma más conocido entre la población general es el temblor, lo cierto es que esta enfermedad se manifiesta con un amplio abanico de síntomas no motores que, además, suelen manifestarse mucho antes que cualquiera de los signos motores que presenta. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por el deterioro progresivo de las neuronas dopaminérgicas, que provoca una disminución de los niveles de dopamina y ocasiona un proceso neurodegenerativo multisistémico. Por ello, afecta tanto al sistema nervioso central como al sistema periférico.

El doctor Diego Santos es neurólogo en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña y coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Está especializado en la enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento y cuenta con una extensa y prolífica actividad investigadora, que profundiza en la evolución de la enfermedad, el avance en nuevos fármacos y la mejora de la calidad de vida de los pacientes. Es, precisamente, la investigación de nuevas terapias la que permitirá en un futuro no muy lejano frenar la progresión de esta compleja enfermedad neurológica.

Lee el reportaje completo en https://www.immedicohospitalario.es/uploads/2021/06/investigacion_nuevas_terapias_23497_20210609054024.pdf